IBERTIC | OEI | Metas 2021 | Formación | Boletín | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube flickr

IBERTIC

IBERTIC Acerca de IBERTIC - Investigación - Formación - Evaluación

Temas de agenda de TIC y Educación en Iberoamérica

La mañana del lunes 22 de abril un conjunto de especialistas fueron convocados para organizar una breve exposición sobre los temas que consideran deben formar parte de una agenda de trabajo en relación a TIC y EDUCACIÓN en Iberoamérica.

El intercambio fue muy valioso, por eso queremos compartir los principales aspectos destacados en este encuentro (versión completa). Todos/as coincidieron en señalar lo mucho que se ha avanzado en nuestros países en relación a la ampliación del acceso y lo que resta abordar para impactar en usos pedagógicos relevantes. De la misma manera celebraron la existencia de espacios de reflexión para poner en común los modos de mirar los cambios realizados y los que tenemos por delante como sociedades.

Hugo Martínez, abriendo la jornada señaló la necesidad de mirar de manera transversal las decisiones de política en tecnologías que tienen lugar en los diferentes países, asumiendo la heterogeneidad de escenarios, lo que sucede en el sector estatal y en el privado, en los diferentes niveles de la gestión educativa (nacional, provincial, local) y pensando también en la diversidad de destinatarios de estas políticas (áreas rurales, pueblos originarios, niños, jóvenes, adultos). Dejó planteada la pregunta sobre la responsabilidad estratégica acerca de la ubicación institucional en que estas políticas tienen lugar o se implementan y qué impactos genera esta pluralidad de modelos (diferentes ministerios, diferentes actores que producen contenidos).  

Ignacio Jara volvió sobre la idea de diversidad de situaciones sobre las cuales intervenir y la amplió, pensando en la cobertura territorial, en población que vive en situaciones de pobreza. En este sentido cree importante responder la pregunta respecto de ¿qué habilidades vamos a pedir a la escuela que desarrollen los estudiantes en relación a las TIC? Esta pregunta debe tener respuestas precisas, no generales ni ambiguas, considerando la amplitud de sus destinatarios. Esta pregunta tiene como primer universo a las instituciones que forman a los docentes. Las universidades y los institutos no deben seguir formando docentes descontextualizados.

Mariana Maggio propone promover el mismo movimiento de “inteligencia colectiva” que se genera entre especialistas a partir de estas convocatorias en el contexto de los sistemas educativos para ayudar a que se tomen decisiones que modifiquen y mejoren aspectos didácticos. Por ejemplo, las evaluaciones, se siguen utilizando técnicas y modos basados en la repetición, de carácter individual. Por otra parte, señaló que es necesario potenciar la construcción de puentes entre el afuera y el adentro escolar y dar a conocer las iniciativas que promueven otras formas de participación para estudiantes y docentes con el uso de tecnologías. Muchas veces estas iniciativas ayudan a producir teoría, deberían generarse condiciones para revisarlas y recrearlas. Los institutos de formación también pueden jugar en este sentido un papel si son pensados como espacios de vanguardia, de búsqueda de innovaciones pedagógicas.

Dolors Reig señala que la posibilidad de tener conexión a Internet como derecho universal es fundamental. La formación debe ser amplia: en TIC (Tecnologías para la información y la comunicación), en TAC (Aprendizaje y conocimiento) y en TEP (Tecnologías del empoderamiento y la participación). Una cuestión esencial es la participación: el ser humano aprende de forma significativa cuando es protagonista, cuando participa en su aprendizaje. Hay que dejar de hablar de educación y hablar de aprendizaje, learning y no education, además de aprender mejor, participar permitirá ser individuos más felices y construir sociedades más maduras y menos problemáticas, democracias más maduras. Invita también a recuperar las utopías educativas de otros tiempos y combinar esto con novedades. Por ejemplo, el papel ayuda a memorizar y hay cosas de nuestra vida que es necesario memorizar sin volver necesariamente a una educación memorística. Se pueden hacer realidad utopías mediante estos avances tecnológicos,  teniendo en cuenta los avances científicos de la neurociencia.

Laura Marés cree que es necesario explicitar el modelo pedagógico que acompaña los proyectos de dotación masiva de equipamiento. No siempre se aborda cómo se propone modificar las formas de enseñar, tema que se traslada a la formación inicial y señala que esta definición debería estar en la agenda de problemas de los ministros de educación en la región. Otra cuestión asociada es cómo se planifica el tratamiento de residuos electrónicos derivado de la cantidad de netbooks, tablets y celulares que en breve tiempo quedan obsoletos. Este es un tema que debería estar en la agenda de los gobiernos aún antes de realizar la gestión de compra, de manera de incluir las políticas de recuperación y tratamiento con los proveedores y que podría ser abordado de manera conjunta por los países, pensando, por ejemplo, en plantas comunes de reciclado en la región.

Carina Lion advierte la necesidad de avanzar en un cambio institucional, que involucre a las conducciones educativas para que puedan acompañar el proceso de incorporación de TIC en las aulas y en la dinámica de trabajo en las escuelas. Se trata de un aspecto estructural, cultural que llevará tiempo pero que debería encararse. Es necesario también articular lo que sucede en las escuelas con sus contextos, con los cambios que la ciudadanía digital propone. Hay que repensar los procesos de transferencia, las estrategias de capacitación y sus impactos reales.

Inés Dussel destacó tres aspectos: la sustentabilidad de estas políticas, no sólo en los aspectos materiales (como la utilización plena de equipos y la renovación del parque instalado) sino también en qué sucede cuando los docentes consideran que no se les exige modificar las formas de trabajo, que todo puede seguir igual. Si no se proponen buenos usos el entusiasmo puede decaer y la novedad pierde su efecto desafiante. Considerando la complejidad de la institución escuela, es necesario pensar modelos institucionales y pedagógicos para que los márgenes de acción de la escuela (su estructura de cargos, sus tiempos, sus espacios) no obstaculicen lo que puede suceder en diálogo con los cambios que se requieren. La dimensión pública de la escuela, de las universidades también debe ser un eje a contemplar, en tanto posibilitan un ámbito común que otras propuestas no incluyen. Hoy puede verse una tensión entre una ciudadanía cada vez más exigente e informada, pero menos dispuesta a argumentos y debates que requieren otras mediaciones y otros tiempos. La escuela puede contribuir a promover otro tipo de saberes para la participación ciudadana. Por último, el rol de la formación docente: si no se trabaja más sobre la posición del docente en este nuevo escenario cultural, político y económico, se va a poder avanzar poco. Y cómo se trabaja esto en la formación docente es un enorme desafío: no se trata solamente de poner nuevos contenidos en las mismas materias, o de crear una nueva materia curricular, sino sobre todo de generar nuevas experiencias y entornos donde la cultura digital esté presente, como marco, como horizonte, y como condición de la educación escolar en este momento.

Diego Leal vuelve a retomar la cuestión de la diversidad y de cómo dialogan con este escenario las perspectivas centralizadas que, forzosamente, plantean propuestas muy generales. Señala algunos desafíos urgentes: modelar las prácticas que queremos ver en el mundo; sacar a los docentes de entornos y sistemas tecnológicos que sólo existen en el entorno escolar;proponer el empoderamiento de los docentes y modificar la situación de soledad en la que se trabaja, hay muchos estudiantes que no están siendo inspirados por sus docentes. Si lo que se quiere es proponer la apertura, la autonomía, la creatividad, es necesario  hacerlo en esos espacios, en los que los estudiantes están buena parte de su vida. Por último, se necesita reconocer los límites imaginarios que nos hemos impuesto y empezar a cuestionarlos para plantear la discusión sobre el sentido que tiene la tecnología. Es imperioso tratar de trascender límites en las acciones que hacemos, no sólo en el discurso, pasar de la posibilidad a la acción, a la realidad, a construir el futuro que nos imaginamos como individuos y como colectivo y no a “esperar” el futuro.

Otros/as especialistas convocados a la reunión realizaron intervenciones valiosas, por ejemplo Analía Segal y Patricia Pomies, plantearon cuántos de los temas que se abordan son nuevos o viejos problemas clásicos de la escuela. Por ejemplo, cómo hacer acompañamientos personalizados en políticas que pretenden llegar a todos/as y cuánto de lo clásico de la escuela debe dialogar con la novedad que traen las tecnologías.

El vínculo con las empresas también fue señalado por Laura Marés e Inés Dussel, empresas tecnológicas o de medios que tienen lógicas diferentes a las que proponen los sistemas educativos. Cómo debe pensarse ese diálogo para generar demandas empatadas con objetivos específicos del sector educativo y no quedar al servicio de lo que los mercados ofrecen coyunturalmente.

Sandra Rodríguez, coordinadora de este espacio de intercambio y de diálogo alrededor de una agenda de temas para la región, cerró la jornada de trabajo valorando los aspectos destacados por los especialistas. 

 

EQUIPO IBERTIC
Lilia Toranzos, Vera Rexach, Sandra Rodríguez, Juan Carlos Toscano.

Ver temas ampliados >>>

 

 



Metas Educativas 2021




IBERTIC

investigación






IBERTIC - IBERCIENCIA

     



Centro de Altos Estudios Universitarios - CAEU

     
     
     
     

subir   subir

© Organización de Estados Iberoamericanos 2012. Actualizado el 16-Jun-2013 Desarrollo y mantenimiento: asenmac